Otorgan en EEUU, primera aprobación para operar una aerolínea de drones

Este es un gran paso hacia adelante en la integración segura de los sistemas de aeronaves no tripuladas en nuestro espacio aéreo, ampliando el acceso a la atención médica en Carolina del Norte y aprovechando el éxito del Programa piloto de integración de Sistemas de Aviación no Tripulada (UAS, por sus siglas en inglés) nacional, para mantener el liderazgo estadounidense en la aviación no tripulada“, dijo el Secretario de Transporte de los Estados Unidos, Elaine L. Chao.

Aerolínea de drones

El pasado 10 de octubre de 2019 se anuncio que UPS Flight Forward Inc., subsidiaria de UPS recibió, a través de la Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos (FAA, Federal Aviation Administration), la primera certificación completa del gobierno para operar una aerolínea de drones

Inicialmente, la compañía ampliará su servicio de entrega con drones para apoyar los campus de hospitales en todo Estados Unidos. Pero además, proporcionar soluciones más allá de la industria de la salud. UPS Flight Forward planea en el futuro transportar una variedad de artículos para clientes en diversas industrias; y volar aviones no tripulados regularmente más allá de la línea visual de los operadores.

Primer vuelo

La subsidiaria de UPS informó que lanzó de inmediato el primer vuelo de entrega con drones en el campus del Hospital de WakeMed en Raleigh, Carolina del Norte. La entrega, que usó un quadroptero, se realizó bajo una exención del gobierno que permite volar “más allá de la línea visual” (BVLOS, beyond visual line of sight).

UPS considera que está demostrada la utilidad del uso de drones en entregas médicas. En donde el menor tiempo en tránsito eleva la eficiencia; y ayuda a los profesionales de la salud a atender mejor a sus pacientes.

Esta es una historia en proceso, y aún no hemos terminado“, dijo David Abney, director ejecutivo de UPS. “Nuestra tecnología está abriendo puertas y resolviendo problemas de formas únicas para nuestros clientes. Pronto anunciaremos otros pasos para construir nuestra infraestructura, expandir los servicios de atención médica; y darles nuevos usos a los drones en el futuro”.

El permiso otorgado a UPS corresponde a la certificación estándar de la Parte 135 de la FAA; que no tiene límites en el tamaño o el alcance de las operaciones. Es el nivel más alto de certificación, uno que ninguna otra compañía ha alcanzado. El certificado dado a UPS Flight Forward,  permite a la compañía volar un número ilimitado de drones con un número ilimitado de operadores remotos al mando. La certificación Parte 135 estándar también posibilita que el dron; y la carga superen las 55 libras (24.94 kilogramos) y vuelen de noche. Restricciones que regían a los vuelos anteriores de UPS.

Siguientes pasos

La empresa tiene un plan a largo plazo que incluye la expansión del servicio de entrega a nuevos hospitales; y campus médicos en todo Estados Unidos.

Parte de la certificación estándar 135 permite a UPS integrar drones en su red de logística, siendo una base potencial para nuevas aplicaciones en muchas industrias.

UPS ha brindado información a los reguladores gubernamentales responsables de establecer las reglas para las operaciones seguras de drones en los Estados Unidos. Un alto ejecutivo de UPS ha participado desde 2017 en el comité asesor de drones de la FAA.

Con IA y un robot se busca comprender y mejorar experiencia del paciente con enfermedad crónica

El programa piloto se anunció oficialmente en el escenario de la Reunión y Exposición Anual de la Asociación Nacional de Farmacias Especializadas, en Estados Unidos el 10 de septiembre de 2019. Los datos iniciales del piloto estarán disponibles en los próximos meses.

Programa piloto

El pasado 12 de septiembre se anunció en Estados Unidos el  lanzamiento de un programa piloto para:

  • explorar el comportamiento de los pacientes fuera de los entornos clínicos;
  • y para probar el impacto que la interacción regular con la inteligencia artificial (IA) tiene en las experiencias de tratamiento.

Fue un programa de 12 meses que utiliza el Mabu Wellness Coach, un robot con inteligencia artificial que recopila información sobre el manejo de los síntomas y las tendencias de apego al tratamiento en pacientes seleccionados.

El robot Mabu puede interactuar con los pacientes utilizando algoritmos de IA para entablar conversaciones personalizadas. Mabuhabla” con los pacientes:

  • sobre cómo se sienten,
  • y los ayuda a responder las preguntas que puedan tener sobre su tratamiento.

Posteriormente la plataforma Mabu Care Insights envía datos y conocimientos a un proveedor de farmacia especializado, que a su vez, podrá apoyar a los cuidadores humanos a ofrecer asesoría oportuna y adecuada al paciente. El objetivo es ayudar a controlar mejor los síntomas y abordar las preguntas de los pacientes en tiempo real.

Beneficios de la IA

Hemos visto de primera mano los beneficios que la IA ha brindado a la atención médica. Tanto para el paciente como para los sistemas de salud“, dijo Cory Kidd, directivo de la empresa de tecnología que respalda esta investigación. “Nuestro trabajo nos permite relacionarnos con pacientes a mayor escala y; por lo tanto, tener acceso a más información y datos que esperamos puedan mejorar los resultados de salud“.

Mabu apoya la atención personalizada al obtener información que permite que la farmacia especializada se comunique con los pacientes mientras expresan los desafíos en el manejo de sus condiciones.

También genera consejos y recordatorios de salud para ayudar a los pacientes respecto a su tratamiento. Con el tiempo, el objetivo es que Mabu colabore con las personas para superar los desafíos que a menudo son parte del manejo de una enfermedad crónica.

El sistema de atención médica está saturado y, como resultado, los pacientes buscan información más coordinada. A través de esta colaboración esperamos aprender de datos en tiempo real sobre los desafíos que enfrentan los pacientes, fuera del entorno clínico. Esto con el objetivo de mejorar la experiencia de sus tratamientos en el futuro“; dijo Lidia Fonseca, directora digital y de tecnología de la compañía farmacéutica participante. “Este piloto es un ejemplo de cómo estamos trabajando para desarrollar compañeros digitales para todos nuestros medicamentos; que permitan apoyar mejor a los pacientes en sus experiencias de tratamiento“.

Desarrollan robot pinza con agarre firme y seguro, pero con delicadeza de manipulación humana

Las manos humanas son notablemente hábiles para manipular una variedad de objetos. Podemos recoger un huevo sin romperlo o una fresa con delicadeza; pero también podemos martillar con fuerza y firmeza un clavo.

Una característica que nos permite realizar esa variedad de tareas es la capacidad de alterar la firmeza de nuestro agarre. Lo interesante es que los ingenieros de la Universidad de Buffalo (UB) han desarrollado una mano robótica de dos dedos que comparte ese rasgo.

Pinza robot

El diseño de la mano robótica le permite absorber energía de los impactos durante las colisiones. Esto evita que se rompa lo que sea que esté sosteniendo el robot. También hace que sea más seguro para las personas trabajar con el robot y cerca de las máquinas.

Dichas pinzas serían un activo valioso para la asociación humano-robot en líneas de ensamblaje en la industria automotriz, de empaque electrónico y otras industrias, dice el Dr. Ehsan Esfahani, profesor asociado de ingeniería mecánica y aeroespacial en la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de la UB.

Firme y seguro, pero con la delicadeza

Nuestra pinza robótica imita la capacidad de la mano humana para ajustar la rigidez de la empuñadura. Estas pinzas están diseñadas para robots colaborativos que trabajan junto con las personas“, destaca el Dr Esfahani. “Van a ser ayudantes, por lo que deben ser seguros; y las pinzas de rigidez variable ayudan a lograr ese objetivo“.

El estudio “A Robot Gripper with Variable Stiffness Actuation for Enhancing Collision Safety” (Pinza robot con accionamiento de rigidez variable para mejorar la seguridad contra colisiones) publicado en línea el 10 de septiembre de 2019 en IEEE Transactions on Industrial Electronics destaca el diseño del dispositivo, incluso a través de experimentos que muestran cómo las características amortiguadoras de la pinza evitan que un palo de espagueti se rompa durante una colisión.

Los imanes le dan a este robot un toque suave.

El Dr Ehsan explica que los imanes son el secreto detrás de la versatilidad de la pinza robótica.

En lugar de tener dos dedos fijos en su lugar, cada uno de los dedos de la pinza tiene una base magnética que se encuentra entre dos imanes de neodimio que repelen o empujan el dedo.

Características de seguridad

El espacio de aire entre los imanes actúa como un resorte; creando un pequeño espacio para ceder cuando la mano levanta un objeto o choca con una fuerza externa. La rigidez del agarre también se puede ajustar aumentando o disminuyendo el espacio entre los imanes.

En el documento, Esfahani y Amirhossein Memar, un ex candidato a doctorado en ingeniería mecánica y aeroespacial de la UB, informan sobre estas características de seguridad.

En una serie de pruebas, los ingenieros colocaron un palo corto de espagueti a lo largo entre los dedos de la mano robótica. Cuando la pinza choca contra un objeto fijo, el dispositivo detecta la fuerza externa que se está aplicando. Ello  hace que los imanes ajusten su posición, reduciendo temporalmente la rigidez de la empuñadura y permitiendo que la pinza absorba parte de la energía de la colisión.

¿El resultado final? El palo de espagueti se quedó en una sola pieza.

Desarrollan prótesis robótica de mano en el IIMAS de la UNAM


Prototipos de prótesis total de miembro superior

Una carcasa de prótesis de mano y brazo que se desarrolla en el Instituto de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y en Sistemas (IIMAS) en colaboración con la Escuela Nacional de Estudios Superiores (ENES) de Juriquilla y la Facultad de Medicina, ambas de la UNAM, fue presentada en la sesión enfocada a Robots como parte de los trabajos previos al Digital Health Forum que tendrá lugar el 16 y 17 de octubre próximo.

Brayan Báez -doctor adscrito al departamento de Informática Biomédica de la Facultad de Medicina– expuso sobre los retos que han enfrentado para sacar adelante su proyecto que va avanzado.

Mostró cómo cuentan ya con prototipos de prótesis total de miembro superior operado por sensores pisoeléctricos el cual se está probando en pacientes amputados. En este proceso, compartió cómo han encontrado que se puede mejorar la funcionalidad de las actividades básicas de la vida diaria con la intención de mejorar la calidad de vida e independencia de pacientes con alguna amputación.  Las instituciones que colaboran en el proyecto son el Instituto de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y en Sistemas (IIMAS), el Centro de Investigaciones de Diseño Industrial (CIDI) la Facultad de Medicina en sus áreas de Informática Biomédica y Fisioterapia, la Escuela de Estudios Superiores (ENES) Juriquilla. Entre investigadores y especialistas de cada institución han logrado tener retroalimentación de la prótesis para irla escalando y avanzar a fin de que los sensores tengan termogencia (detección de temperatura) y capacidad fina de presión.

El principal determinante para el apego a una prótesis es que ésta pueda mejorar la calidad de vida y potenciar su funcionalidad, expresó el doctor Bryan en la sesión donde también se expuso otro proyecto de robótica en medicina de parte del Cinvestav Saltillo, en Coahuila.

Otro aspecto determinante que hizo notar es lo importante de que la prótesis se vea lo más natural posible para que haya disposición de usarla dado que hay un fuerte factor de discriminación por no tener un miembro y es un aspecto que les han hecho ver los pacientes.

También destacó que a partir de que pudieron recurrir a la impresión en 3D es que pudieron reducir el costo de la prótesis. “Al principio con nuestra prótesis el paciente no podía sujetar una botella de cristal; ahora no sólo la sujeta sino que puede manipular, destapar un frasco, una botella, podemos realizar pinza fina y gruesa para ejecutar movimientos con cierta precisión como para vertir leche, sujetar una bolsa, sujetar una moneda, objetos cilíndricos, esféricos, una cuchara, una escoba, etcétera”, explicó. 

Dijo que el paciente con la mano robótica que diseñaron también puede aguantar cierto peso -hasta 7 kilos- y lo han probado al levantar una bolsa de supermercado. “Pero hay ciertas situaciones de precisión en las que no podemos intervenir como el hecho de usar la prótesis para tocar un instrumento musical, que requiere más precisión.” Son dispositivos que tienen que ser muy personalizados en función de la condición de cada persona, y los requerimientos que tiene en función de sus labores o a lo que el paciente se dedique.

Comentó que conforme sus avances la prótesis de mano que están probando es bastante amigable, y han visto que su manufactura no resultaría tan costosa, de modo que podría ser competitiva para los tipos más modernos de prótesis funcionales que existen en el mercado. Algo que hizo ver el Dr. Báez es que el socket donde se sujeta el brazo robótico es algo muy interesante porque tuvo que ser adaptado a la prótesis evitando cizallamiento (fricción entre una superficie y la piel) y posible lesión o úlceras para el paciente, lo cual a la larga podría ser perjudicial.  Como tal el proceso de la prótesis robotizada fue desarrollado en el Instituto de Matemáticas Aplicadas a Sistemas de la UNAM, y ya está patentado, pero también se está viendo el proceso para patentar el exoesqueleto.

Explicó que originalmente en un primer prototipo usaron materiales muy sencillos con tubos de PVC, pero pudieron conseguir recursos para imprimir en impresora 3D con material más adecuado. La obtención de recursos es de lo más difícil para continuar con su desarrollo.

La idea es terminar de afinar el prototipo lo más funcional posible e ingresar el proyecto en una empresa incubadora para poder sacar al mercado una versión de prótesis funcional a bajo costo.

Simuladores virtuales y de alta fidelidad en la UNAM para enseñanza de nuevos procedimientos clínicos y quirúrgicos

Residentes aprenden nuevos procedimientos clínicos y quirúrgicos, mientras que especialistas acuden para desarrollar habilidades, explicó Vianey Barona: jefa del Centro de Enseñanza por Simulación de Posgrado, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Simuladores virtuales y de alta fidelidad en la UNAM
Simuladores virtuales y de alta fidelidad en la UNAM

Médicos residentes pueden practicar, por ejemplo, la atención a una mujer embarazada con preclamsia; o hemorragia obstétrica, a un bebé prematuro; o a un hombre con crisis convulsivas o estado de choque, entre otras afecciones.

Los nuevos equipos (simuladores de cuerpo completo, con: variables de presión arterial; frecuencia cardiaca y saturación de oxígeno; entre otros) se encuentran en el Centro de Enseñanza por Simulación de Posgrado (CESIP), de la División de Posgrado de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM.

También cuentan con simuladores virtuales para realizar: endoscopías;
broncoscopías; colonoscopías o para desarrollar habilidades técnicas en procedimientos endovasculares a nivel cerebral; o cardiovasculares, con los que se busca capacitar a médicos especialistas.

Hay equipos para exploración cardiovascular, que cuentan con 50 patologías diferentes. además de recrear ruidos pulmonares; expuso la jefa del CESIP, Vianey Barona Núñez. “Contamos con la mayoría de los diferentes simuladores. Son equipos de vanguardia, los más actuales, por lo que el Centro es el mejor equipado en el país”.

Otros replican los ruidos cardíacos. En el simulador de alta fidelidad ginecobstétrico. Por ejemplo, se puede ver a través del ultrasonido el latido fetal; las estructuras anatómicas de un bebé y el saco amniótico.

Simulación como estrategia de enseñanza

Hace tiempo, expuso la universitaria, los médicos se entrenaban o desarrollaban habilidades con los pacientes reales; hoy en día, por principios éticos, situaciones legales y por la seguridad del paciente, no se permite.

En un simulador podemos equivocarnos las veces que sean necesarias, sin dañar al paciente. En este Centro, con tantos equipos, podemos hacer que el residente o médico especialista practique hasta que desarrolle una técnica o habilidad”, remarcó.

Los simuladores emiten señales que indican a los residentes, por ejemplo, cómo moverse en el cuerpo del paciente al realizar diversos procedimientos; de tal manera que no lo lesionen.

Previo al uso de los equipos, los médicos residentes o especialistas reciben explicaciones teóricas. Al final de éstas también discuten con sus tutores las decisiones que tomaron ante los escenarios que se les plantearon.

Explicó que la simulación comprende el desarrollo de destrezas psicomotoras, y también contempla que los futuros médicos aprendan:

  • a trabajar en equipo;
  • desarrollen liderazgo;
  • solucionen conflictos;
  • incluso que sepan comunicarse efectivamente al transmitir una mala noticia.

Se busca también que sepan integrar grupos interprofesionales. “A un hospital llega el médico, luego el infectólogo, la enfermera, el técnico en inhaloterapia, el rehabilitador, y conforman un equipo. ¿Por qué no enseñarles a trabajar así desde un principio para darle la mejor atención y seguridad al paciente?”, propuso.