Nueva tecnología de imágenes en tiempo real tiene potencial de eliminar necesidad de cirugías secundarias en oncología

Parsin Haji Reza
El investigdor Parsin Haji Reza de la Universidad de Waterloo trabajando en su laboratorio.

El tratamiento del cáncer podría mejorar dramáticamente con un invento de la Universidad de Waterloo, de Ontario, Canadá, que permite localizar con precisión los bordes de los tumores cancerosos durante una cirugía para extirparlos.

Antecedentes

La nueva tecnología de imágenes utiliza una forma en que la luz de los lásers interactúa con los tejidos cancerosos y los sanos para distinguir unos de otros en tiempo real; y sin contacto físico. Es un avance que genera el potencial de eliminar la necesidad de cirugías secundarias para extirpar el tejido maligno.

Este es el futuro, un gran paso hacia nuestro objetivo final de revolucionar la oncología quirúrgica“, dijo Parsin Haji Reza, profesor de ingeniería de diseño de sistemas que dirige el proyecto: “Intraoperatoriamente, durante la cirugía, el médico podrá ver exactamente qué cortar y cuánto cortar“.

Un artículo sobre el trabajo, “All-optical Reflection-mode Microscopic Histology of Unstained Human Tissues” (Histología microscópica en modo de reflexión totalmente óptico de tejidos humanos no teñidos), se publicó el pasado 16 de septiembre en la revista Scientific Reports.

Actualmente los médicos confían principalmente en imágenes de resonancia magnética preoperatorias y tomografía computarizada; además de su experiencia y la inspección visual que realizan, para determinar los márgenes de los tumores durante las operaciones.

Luego, las muestras de tejido se envían a los laboratorios para su análisis, con un tiempo de hasta 2 semanas para que los resultados muestren si el tumor se extirpó por completo o no.

En un 10% de los casos puede haberse omitido una parte del tejido canceroso y se requiere de una segunda operación para removerlo. Las tasas varían ampliamente para los diferentes tipos de tumores.

Tecnología fotoacústica

La tecnología desarrollada en la Universidad de Waterloo es fotoacústica y funciona enviando pulsos de luz láser al tejido objetivo, que los absorbe, calienta, expande y produce ondas de sonido. Un segundo láser lee esas ondas de sonido; que luego se procesan para determinar si el tejido es canceroso o no.

El sistema ya se ha utilizado para hacer imágenes precisas de muestras de tejido humano incluso relativamente gruesas y no tratadas por primera vez. 

Siguientes pasos

Los siguientes pasos incluyen la obtención de imágenes de muestras de tejido recientemente tomadas durante las cirugías; la integración de la tecnología en un microscopio quirúrgico y finalmente, el uso del sistema directamente en los pacientes durante las operaciones.

Esto tendrá un tremendo impacto en la economía de la atención de la salud; será sorprendente para los pacientes y brindará a los médicos una nueva y gran herramienta“, dijo Haji Reza, director de PhotoMedicine Labs en Waterloo:Ahorrará mucho tiempo, dinero y ansiedad“.

Los investigadores esperan desarrollar un sistema completamente funcional dentro de aproximadamente 2 años. El proceso incluye la necesidad de superar obstáculos éticos y asegurar los permisos regulatorios.

Los comentarios están cerrados.