Cirugías futuristas con nanorobots entrando a los órganos serán una realidad dentro de 5 años

Doctora e quirofano robotico

Con esta tecnología avanzada el paciente sufre de menor sangrado y prácticamente no tiene dolor.

El futuro de las salas quirúrgicas estará marcado por la nanocirugía, donde será común que el especialista introduzca micro robots al cuerpo del paciente para que puedan entrar a través de arterias y dirigirse al órgano con problema y prácticamente repararlo en el momento. Esto lo podremos ver en unos cuantos años, considera el doctor Aarón Torres García, del área de Robótica del Centro Médico ABC.

Nanorobots

En su participación durante el Digital Health Forum México 2019 (DHFM) desarrollado en el mes de octubre del 2019, el especialista comentó que “estos instrumentos robóticos van a poder ser manipulados desde el exterior del individuo, y podrán de alguna forma depositar fármacos dentro de los órganos… podrán igualmente monitorizar cambios celulares y de neurotransmisión para poder hacer nano-diagnósticos y asimismo van a poder operar dentro de las arterias de un individuo…”.

Precisó que actualmente ya hay prototipos con los cuales se están trabajando ciertos ensayos clínicos con algunos resultados. “Es muy probable que en los siguientes 4 o 5 años empecemos gradualmente a ver en hospitales este tipo de aplicaciones”, auguró.

Suites tecnologicas

Torres García indicó que, conforme van las cosas en la tecnología quirúrgica, los nuevos quirófanos utilizarán suites completamente tecnológicas que lograrán que los pacientes tengan una recuperación mucho más rápida y efectiva.

Sin embargo, hizo ver que ello implica un enorme reto para los médicos con el aprendizaje que requerirán. No sólo en el ámbito de la medicina como tal sino en el aspecto tecnológico; y la constante actualización que requerirán para operar las nuevas nano tecnologías.

Avances tecnológicos

En su ponencia ante los cientos de asistentes al DHFM, el doctor Torres hizo una comparación de los avances tecnológicos aportados por la cirugía laparoscópica y la robótica.

En torno a  la cirugía laparoscópica dijo que fue una transformación radical: “cambió la forma de ver la cirugía con la gran ventaja de que, al no hacer escisiones, el sistema inmunológico fuera menos vulnerado. De esta manera el dolor postoperatorio fue mínimo. La recuperación del paciente mucho mejor”.

Sin embargo, también observó que la laparoscopía es un procedimiento que tiene gran cantidad de desventajas y limitaciones y ello debe ser igualmente considerado.

Beneficios de la cirugía robótica

Referente a los beneficios de la cirugía robótica, indicó que al permitir mucho más precisión que la propia mano humana; con esta tecnología avanzada el paciente sufre de menor sangrado y prácticamente no tiene dolor; su recuperación es más rápida y se reduce el uso de analgésicos.

Dijo que uno de los órganos que más se ha beneficiado con el uso de la robótica quirúrgica es la próstata. Ha permitido que los pacientes preserven la erección; se solucione la incontinencia urinaria. Esto aunado a que los costos de dicha cirugía han ido bajando conforme se a superando la curva de aprendizaje.

La próstata está justamente escondida abajo del pubis; hasta la porción más inferior del abdomen, protegida por la vejiga y por abajo del recto. Entonces, el poder llegar a estas estructuras con el robot, realmente es una maravilla. Es una imagen extraordinaria que antes con cirugía laparoscópica y abierta era bastante difícil acceder”. 

Otras especialidades que se han beneficiado con el uso de la cirugía robótica es la ginecología y la cardiaca.

Expresó que actualmente hay más de 6,000 robots en todo el mundo; y que el inicio de las cirugías robóticas en México fue en el año 2013. “El primer robot llegó a México en septiembre 2013. Yo tuve la gran fortuna de intervenir para traer este aparato; y hacer la primera cirugía robótica en la Ciudad de México”.

Más tarde en el 2015 llegaron estos robots a instituciones públicas como:

  • Hospital 20 de Noviembre del ISSSTE
  • Hospital General “Dr. Manuel Gea González de la Ciudad de México
  • Hospital Militar de la Secretaría de la Defensa Nacional
  • Hospital Naval de la Secretaría de Marina.

Sobre el futuro

Para finalizar dio su pronóstico sobre el futuro de esta tecnología: Los sistemas robóticos se tornarán  más ligeros, más baratos y, lo más importante, podrán estar disponibles para la mayor cantidad de los médicos y de los pacientes.

Dijo que hay una gran cantidad de diseños que justamente este año empieza a liberar; la compañía que de alguna forma tiene el monopolio del robot: Intuitive. Otra buena noticia es que como este año se pierden una serie de patentes. Lo que abre la puerta a que otras empresas empiecen a producirlos y más médicos a utilizarlos. Se refirió a la producción más extensa de brazos de cirugía robótica y otros instrumentos: como algunas suites para hacer cirugía con puerto único de una manera muy sencilla.

Y ahora es cosa nada más de tiempo para ver cuál es el impacto de cada uno de ellos. Aunque el robot Da Vinci, sigue siendo el estándar de oro en la cirugía robótica hasta el momento“.

El Dr. Torres ha realizado hasta la fecha más de 1,800 operaciones utilizando el robot Da Vinci.

Avanza en México uso de telemedicina y recetas electrónicas

La prioridad es normar el uso de la receta electrónica en México

En México ya se están realizando consultas médicas de forma remota y emitiendo recetas electrónicas, principalmente en comunidades alejadas, señala Jorge Cueto: “La telemedicina da servicios de salud a aquellos que no tienen acceso. Lo hacemos a través de consultas remotas en las que los médicos se conectan a diferentes poblaciones donde no hay servicios de salud. Se apoya a la gente que no tiene que trasladarse a otro lado, pero también se previenen complicaciones médicas, al dar atención en forma oportuna”. 

Experiencia en consultas por telemedicina

Al presentar su experiencia en el manejo de consultas por medio de telemedicina en comunidades, dentro de las mesas de trabajo previas a la Digital Health Forum México (DHFM) 2019, Cueto dijo que en un amplio porcentaje la población está de acuerdo con el manejo de esta tecnología, a pesar de que en un principio encontraron un poco de resistencia. Su experiencia abarcó también varias consultas con médicos especialistas quienes usaron esta tecnología a distancia.

En el caso de teleconsulta, no hay una intervención física como tal, al paciente. Luego se tiene lo que llamamos monitoreo remoto, en el que se usan sensores. Ya contamos con dispositivos que se pueden conectar a celulares o a computadoras y con eso monitoreamos algunos signos vitales, como los niveles de azúcar. Existen otros casos donde sí hay intervención médica, ahí están los robots como Da Vinci”, explicó Cueto.

Agregó que es prioridad normar el uso de la receta electrónica en México. “En la mayor parte de los países ya se utiliza este tipo de receta, que de paso es mucho más segura que la que lleva firma autógrafa. Hay estándares internacionales, no tenemos que inventarlo. Pero creo que ese es un ejemplo del tipo de normas sobre las que debemos avanzar”.

Digital Health México

El evento Digital Health Forum México (DHFM) 2019, que tiene como sede el Palacio de Medicina, en el centro histórico de la Ciudad de México y se lleva a cabo  los días 16 y 17 de octubre, es organizado por:

  • Fundación Mexicana para la Salud (Funsalud).
  • Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
  • Asociación Mexicana de la Industria de Investigación Farmacéutica (AMIIF).
  • Sistema de Salud del Tecnológico de Monterrey (TecSalud).

Medicina de precisión, el siguiente paso en el uso de la tecnología genómica, para tratamiento y prevensión de enfermedades

Luis Alonso Herrera Montalvo, director general del Instituto Nacional de Medicina Genómica (Inmegen)

Luis Alonso Herrera Montalvo, director general del Instituto Nacional de Medicina Genómica (Inmegen)

La tendencia mundial para el uso de la medicina genómica está cambiando: “la expectativa es que se empiecen a incorporar en las grandes bases de datos que tienen la información genómica de muchos individuos, variables clínicas, demográficas, culturales y también ambientales… Y con esto se logren algoritmos de análisis que sean más precisos”.

Así, en el análisis poder definir ya no solamente si la persona es o no portadora de una enfermedad; sino, adicionalmente:

  • considerar si tiene tal edad
  • es hombre o mujer
  • vive en tal lugar
  • come tal cosa

Todos estos elementos pueden ayudar a estratificar de forma más fina la aplicación de medicamentos.

Así lo explicó Luis Alonso Herrera Montalvo, director general del Instituto Nacional de Medicina Genómica (Inmegen) al señalar que esto es lo que se conoce como medicina de precisión que es “básicamente dirigir el tratamiento correcto al grupo de personas correctas, en el momento más indicado”.

Durante su ponencia presentada en el Digital Health Forum México 2019, el doctor Herrera Montalvo apuntó que con ese rumbo la medicina podría enfocarse más bien en grupos de seres humanos que compartieran información, variantes genéticas y que las pudieran agrupar en distintos niveles de respuestas.

Actualmente, el número de pacientes que se ven beneficiados con el uso de las tecnologías genómicas… sobre todo en el área de cáncer y enfermedades raras, sigue siendo muy bajo… Lo que muestran los estudios es que son del 10 al 12 %” 

El doctor Herrera Montalvo detalló que dicha situación es producto de que no se conocen todas las variantes que influyen en la respuesta de un paciente a un medicamento: “En el caso de la medicina genómica estamos dando el gran peso a una sola variable y olvidamos que la enfermedad es un proceso biológico que es resultado de una interacción de muchas variables. Por eso es que sigue siendo tan reducido desde mi punto de vista el éxito que puede tener la aplicación de estas tecnologías”.

En este sentido, y en entrevista posterior consideró que para que en el sistema de salud en México este nuevo enfoque se pueda implementar, funcione y tenga un impacto real, son indispensables dos factores: 

El primero, una reorientación del uso de los recursos, para enfocarse en el análisis,  ya no solo a generar grandes bases de datos: “En los últimos 5 años, 14 países han invertido casi 4 mil millones de dólares. En China, hay un programa de medicina de precisión que para el año 2030 tiene el gran objetivo de secuenciar el genoma de 100 millones de individuos, con una inversión de más de 9 mil millones de dólares. El gran reto ahora, no es desarrollar más tecnologías de secuenciación, es como implementarlas… Tenemos que invertir en infraestructura para el análisis de esos datos. Creo que este es el punto toral”. 

El segundo, “establecer un programa nacional estratégico para investigación e implementación de la medicina genómica en nuestro país… No sólo el Inmegen, todas las instituciones públicas y privadas que han hecho grandes esfuerzos de inversión … El Instituto Nacional de Medicina Genómica debe convertirse en un centro donde se puedan hacer grandes análisis de datos que se generen en cualquier de los centros de nuestro país, e integrarlo en una política nacional”. 

De acuerdo con Herrera, “lo que ha existido desafortunadamente han sido esfuerzos no coordinados, iniciativas propias, ya sean públicas o privadas y no existe un  plan que las coordine. Creo que lo primero es establecer un plan nacional… que además establezca prioridades, porque cuando el dinero es poco, hay que priorizar su uso y establecer que se hagan sinergias entre las instituciones que están trabajando temas semejantes”.

El doctor Herrera reconoció que los recursos con que cuenta México son limitados y detalla que el presupuesto del Inmegen es de más de 200 millones de pesos al año, lo que significa apenas alrededor de 1% de los recursos con que cuentan instituciones similares en Estados Unidos o Europa.  

Debemos insistir, porque los grandes esfuerzos e inversiones que se están haciendo en otros países, no van a solucionar nuestros problemas”, concluyó Herrera Montalvo.

Digital Health Forum México (DHFM) 2019, se realizó los días 16 y 17 de octubre en la Ciudad de México. Ésta fue la cuarta edición del DHFM y fue organizado en forma conjunta por la Fundación Mexicana para la Salud (FUNSALUD); la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); la Asociación Mexicana de la Industria de Investigación Farmacéutica (AMIIF) y el Sistema de Salud del Tecnológico de Monterrey (TecSalud).