La impresión en 3D ayudará a salvar vidas en un futuro

3d Printer Print the New DNA Molecules on a white background. 3d Rendering

El avance en la impresión en 3D otorgará al sector salud posibilidades de imprimir órganos humanos en unos años. Actualmente ya se están imprimiendo tramos de huesos, como fragmentos de maxilar: “Hay muchas piezas que ahora ya funcionan y que se están colocando en pacientes”, señaló Juan José Careiro, quien participó en la mesa de trabajo sobre Regulación, realidad virtual y aumentada, Internet de las cosas, impresión 3D e inteligencia artificial, en los trabajos previos al Digital Health Forum México (DHFM) 2019.

En entrevista, Careiro explicó que la impresión 3D es una forma de fabricar objetos; un proceso de manufactura que implica retirar o agregar material, “hasta llegar a la forma de lo que estamos buscando. En este sentido, la impresión en 3D es la más sofisticada que hay ahora…y ya existen en el mundo real operando muchas cosas de impresión 3D”. 

Actualmente ya es posible imprimir tejido con flujo sanguíneo, detalló Careiro, aunque especificó que lo anterior todavía no está aprobado para su uso. Todavía hacen falta pruebas para evitar poner en riesgo a la población: “Estamos todavía a cierta distancia, pero nos acercamos con pasos acelerados a poder imprimir, por ejemplo, un órgano humano. El rango de aplicación de esta tecnología es impresionante”. También indicó que por ello es primordial que en el uso de estas tecnologías en el sector salud, se tengan altos estándares de calidad.

En su exposición, Carreiro comentó sobre el uso de la realidad aumentada: “La realidad aumentada consiste básicamente en alimentar con data que no es visible; que no está disponible al humano en su entorno natural. Agregarlo a lo que hoy está percibiendo del mundo. Regularmente pensamos en realidad aumentada solo como algo que vemos. Pero puede ser también para temas auditivos y del sentido del tacto. Es cualquier información adicional a los sentidos humanos del entorno que experimenta a través de la tecnología con simulaciones; o con registros de otros momentos. La base es agregar información a los sentidos humanos de su entorno”.

Explicó que se puede ver un uso práctico en los tratamientos de rehabilitación de un paciente, “…donde a través de la realidad aumentada puedes evaluar la marcha de un paciente, el cómo camina. Al ver los movimientos reales del cuerpo humano, puedes recomendar al paciente diferentes formas de pararse, sentarse o caminar, y de esta manera ayudar a la rehabilitación”. 

Digital Health Forum México (DHFM), que se lleva a cabo  los días 16 y 17 de octubre en la Ciudad de México, es organizado en forma conjunta por:

  • Fundación Mexicana para la Salud (Funsalud)
  • Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)
  • Asociación Mexicana de la Industria de Investigación Farmacéutica (AMIIF)
  • Sistema de Salud del Tecnológico de Monterrey (TecSalud)

Antes de hablar de blockchain en salud, hay que considerar el aspecto regulatorio

blockchain en salud
Blockchain en salud

Las plataformas de cadena de bloques, concepto mejor conocido con el término en inglés blockchain, ., siempre y cuando se lograra que toda la data estuviera bien estructurada y hubiera descentralización en el manejo de la información.

Así lo hicieron ver especialistas durante las mesas de trabajo previas al próximo Digital Health Forum México 2019. El que se llevará a cabo 16 y 17 de octubre, en la Ciudad de México; evento auspiciado por la Fundación Mexicana para la Salud (Funsalud); la Facultad de Medicina de la UNAM;  la Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica (AMIIF) y el Sistema de Salud del Tec de Monterrey (TecSalud).

Blockchain

En la sesión relacionada con blockchain, especialistas expusieron sobre sus posibles aplicaciones; y la realidad de los desarrolladores frente a la regulación nacional del sector salud

Se puso como ejemplo el manejo de las recetas médicas electrónicas, las cuales podrían ser llevadas a la realidad bajo esquemas de blockchain y ello significaría un avance importante en favor de la interacción médico-paciente. Sin embargo para ello es necesario, previamente, identificar la normatividad adecuada que regiría el blockchain en la salud digital y más específicamente, la aplicación de una tecnología de este tipo, en la realidad del sistema de salud mexicano.

Durante la sesión, se habló de:

  • la necesidad de que en estos procesos el canal de comunicación sea transparente,
  • que haya un buen nivel de seguridad, donde por ejemplo, estén absolutamente resguardados los datos personales tanto del médico; como del paciente.

Protección de datos personales

Representantes de despachos legales conocedores de los avances tecnológicos, hablaron de que este tipo de sistemas como blockchain son tan nuevos que van muy por delante de la regulación existente: “No hay nada en la Cofepris, ni en otras dependencias gubernamentales donde el uso de la tecnología pueda sustentarse como para decir que se ejerce de manera responsable”, dijeron los expertos. Consideraron vital ante todo, proteger los datos personales de los involucrados en esos nuevos procesos.

En este sentido se consideró importante que para resguardar la información de los archivos clínicos digitales, el gobierno se allegue de técnicos de muy buen nivel tanto para ejecutar como para normar el uso y manejo del blockchain.

Obstaculos

En la mesa de trabajo se expusieron puntos importantes que permiten prever que el uso de esta tecnología aún tardará en implementarse:

  • Sólo en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) se realizan actualmente más de 38,000 transacciones en una hora, es decir cientos de miles cada día.
  • En el mismo IMSS existen quince diferentes servidores, y actualmente no es factible inter-conectarlos.

En términos regulatorios, se dijo, lo único que se puede hacer por ahora para la implementación del blockchain en el sistema de salud de México, es adecuarlo a las normas de protección de datos y a las regulaciones internacionales.

Por lo pronto, se puso como ejemplo el modelo de facturación digital por parte del Sistema de Administración Tributaria (SAT), que podría ser una referencia con sus necesarias adecuaciones, para la implementación de las nuevas tecnologías digitales, como el blockchain en el sector salud.